Por qué mezclar Big Data, Marketing y Ventas es una buena idea

big data crecimiento

Vivimos en un mundo cambiante en el que resulta difícil estar al tanto de todo y ser relevantes para nuestros clientes, que cada vez están más saturados. Llegar hasta ellos y entablar una relación duradera es cada vez más difícil y mandarles el mensaje correcto en el momento preciso de su ciclo de compra parece, cada vez más, como matar moscas a cañonazos.

¡Big data al rescate!

Los consumidores dejan una ingente cantidad de información sobre quiénes son, sus intereses, sus relaciones y sus comportamientos de compra… Esto nos permite hacernos una idea de lo más precisa sobre ellos, cómo contactarles de una manera más personalizada y cómo hacer que nuestros mensajes y productos les calen.

Pero todos esos datos que podemos recolectar no sirven de nada si no los organizamos, analizamos y visualizamos correctamente. Ahí es donde entra el Big Data: con él, no solamente sabremos qué información recolectar en un mundo donde hay sobreabundancia de la misma. Además, con la selección de herramientas adecuada, estructuraremos esa información de forma que resulte relevante para nuestro negocio y nos sea útil para tomar decisiones que den en la diana.

Algunas posibilidades del Big Data para el Marketing y las Ventas:

Segmentación más precisa del consumidor:

Podemos recopilar datos del consumidor en diversas plataformas y cruzarlos para conocer más sobre sus interesescomportamientos. Esta segmentación nos permite afinar muchísimo nuestras acciones.

Por ejemplo, imaginemos que tenemos una tienda de ropa infantil: ahora, cruzando nuestros datos con los de otras plataformas como las redes sociales, podemos vender una gama de ropa basada en la moda rock en base a una segmentación de “mamás de niños de x edad que siguen a x grupo de música”. Desde luego, las posibilidades de que se venda serán mayores (y más eficientes, por no hablar de que arriesgamos menos a que nos marquen como spam) que si se lo ofrecemos a “todas las mamás de niños de x edad”.

Personalización automatizada de nuestros mensajes y productos:

Aprovechando la segmentación más precisa, podemos personalizar nuestros mensajes y ofertas de una forma automática sin necesidad de ir cliente por cliente.

De esta forma, en nuestra tienda podemos configurar una única campaña para todas las “mamás de niños de x edad que siguen a x grupo de música” y que, automáticamente, muestre el nombre de la persona a la que nos dirigimos y el producto más afinado con la talla y el sexo del bebé, el grupo que más le pueda gustar, los productos que ha comprado previamente…

Acompañamiento del cliente a lo largo de todo su proceso de compra:

En base a los datos recogidos, podemos acompañar al cliente en su ciclo de compra y ofrecerle el contenido/producto que le resulta más relevante a cada momento sin tener que hacer un seguimiento uno a uno.

Siguiendo con el ejemplo de una tienda de moda infantil, podemos hacer una primera segmentación de nuestros clientes para mujeres que acaban de saber que van a tener un hijo ofreciéndole contenidos relevantes sobre cada etapa de su maternidad para fidelizarla, lo que nos permitirá recopilar más datos sobre ella y la predispondrá a nuestro favor cuando le ofrezcamos productos personalizados basados en dichos datos.

Localización de nuevas oportunidades de venta:

Con tantísima información, es fácil que se nos pase algo por alto. Unos datos bien organizados, sin embargo, muchas veces nos permiten detectar filones en los lugares más inesperados.

Por ejemplo, solteros sin hijos que, sin embargo, se sienten obligados a hacer un regalo a sus amigos con hijos… Si detectamos su necesidad y sus conexiones, podemos darles la idea adecuada en el momento más necesario.

Ayuda en la toma de decisiones en tiempo real

Técnicas como el análisis de sentimientos nos permiten anticiparnos a las tendencias, detectar fallos casi a tiempo real que pueden parar una crisis de marca antes casi de que comience…Todo esto nos permite tener una reacción rápida a los cambios en el entorno, las crisis de marca…

Por ejemplo, monitorizando los comentarios en redes sociales sobre nuestro producto podemos detectar imprevistos, como por ejemplo varios clientes que se quejan del sistema de tallaje. Cruzando datos con lo que han comprado, el Big Data nos podría llevar a encontrar que la ropa de cierto proveedor viene mal tallada. Así, podemos reaccionar y ponerle remedio antes de que se generalice la idea de que nunca acertamos con las tallas.

Automatización de otros procesos:

Muchas de las tecnologías de Big Data & Analytics nos permiten automatizar procesos de ventas y comerciales como el uso de chatbots para responder a las preguntas de los clientes. También nos permiten la automatización de informes, de avisos de irregularidades…

Mejora en la planificación y predicción:

Cuanto más datos más precisos, menos probable es fallar al hacer planes, por no hablar de que podemos medir los riesgos de forma más eficaz.

Mejor integración entre departamentos:

El Big Data nos permite tener datos de todos los departamentos, organizados para sacarles el máximo valor con la mayor eficiencia, lo que agilizará procesos y nos permitirá una mejor coordinación, además de saber el valor real de cada departamento para captar y convertir clientes.

Conclusión

El uso de soluciones de Big Data aplicadas a nuestros departamentos de marketing y ventas nos permite dar en la diana con mensajes y ofertas adecuadas en los momentos del ciclo de vida del consumidor más oportunos. Además, nos permite optimizar la integración de departamentos y tomar decisiones más rápidas y acertadas.



Déborah Fernández, responsable de marketing y comunicación de datahack

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *