Por qué debes usar arquitecturas reactivas

Por qué debes usar arquitecturas reactivas

Se puede resumir el rumbo que están siguiendo las empresas en la segunda década del siglo XXI en dos palabras: transformación digital.

La nueva economía digital plantea nuevos desafíos a las empresas y sus líderes. La integración de herramientas digitales ha penetrado al negocio. Además, esto está provocando cambios importantes en la forma en que trabajan, se comunican y venden. La digitalización de los procesos y actividades del negocio amplía el alcance de las organizaciones, tanto para mejorar las decisiones que toma la dirección y acelerar el desarrollo de nuevos productos y servicios como para transformar radicalmente los modelos de negocio tradicionales. De este modo, todas las empresas se han convertido en tecnológicas y sus plataformas digitales son un elemento vital para el negocio.

Evolución de Arquitecturas y aplicaciones Empresariales

Los requerimientos de las aplicaciones han cambiado drásticamente en los últimos años. Solo unos pocos años atrás, una aplicación grande tenía decenas de servidores, segundos de tiempo de respuesta, horas de mantenimiento fuera de línea y gigabytes en datos, lo que hacía necesario su procesamiento. Luego se incorporaron los ERP y CRM a las webs con arquitecturas cliente/servidor y finalmente a las aplicaciones modernas actuales, basadas en los microservicios, los contenedores virtuales y el Big Data. Estos últimos basados en componentes de código abierto y/o software libre.

Aplicaciones Empresariales Modernas: arquitecturas reactivas y microservicios

Hoy, las aplicaciones se despliegan en casi “cualquier cosa”, desde dispositivos móviles, dispositivos industriales, hasta clústeres en la nube corriendo en miles de procesadores multi-core. Esto se debe a que los usuarios “digitales” esperamos que los tiempos de respuesta sean de milisegundos y que nuestros sistemas estén operativos el 100% del tiempo. Las demandas de hoy simplemente no están siendo satisfechas por las arquitecturas software de ayer.

Las arquitecturas reactivas surgen como un nuevo patrón para construir unos sistemas más robustos, más flexibles y que están mejor posicionados para cumplir demandas modernas. Las aplicaciones monolíticas se descomponen en micro-aplicaciones o microservicios, que se despliegan en diferentes contenedores. En muchas ocasiones, estos microservicios utilizan motores de cálculo basados en tecnologías Big Data, Machine Learning y de Inteligencia Artificial. Estos motores proporcionan capacidades de analítica avanzada en tiempo real, procesando grandes cantidades de información. Los microservicios se integran entre ellos utilizando APIs asíncronos, muy robustos, con un bajo acoplamiento y con grandes capacidades para escalar según las demandas.

De esta forma, logran responder a las limitaciones de escalado de los modelos de desarrollo anteriores, que se caracterizan por su desaprovechamiento del uso de la CPU, el sobreuso de memoria y la ineficiencia de las interacciones bloqueantes.

Aprender programación reactiva

El bootcamp de Full stack developer con patrones reactivos de datahack ha sido diseñado basado en la ejecución de proyectos reales. Enfocado a los futuros desarrolladores de la era digital, se enseñará el uso de la programación reactiva, contenedores Docker, plataformas cloud, tecnologías big data y sistemas de integración continua.

Más información e inscripciones al bootcamp


Mario Renau, Hands-on Digital Architect – Smart Cities / IoT en Alstom y Big Data Lecturer en Datahack
y Déborah Fernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *