El dilema de las redes (II)

Lourdes Hernández

Esta es la parte dos del análisis de “El dilema de las redes”, documental de Netflix. Os animo a leer la parte 1 si no lo habéis hecho.

Llama la atención que solo hay dos industrias que llaman a sus clientes consumidores, las drogas ilegales y el software (Edward Tufte). Y va una pregunta, ¿cuándo chequeas tu móvil al levantarte, antes o después de hacer pis? Solo hay esas dos posibilidades. Esta situación está llevando a un cambio importante en los adolescentes y pre-adolescentes: aumento de los suicidios, cambios en el comportamiento, como por ejemplo retraso o desinterés en sacarse el carnet de conducir, o tener la primera cita con alguien .

Tenemos una competición entre un cerebro de mono y al otro lado de la pantalla millones de ordenadores, ¿quién va a ganar? Al algoritmo le pones una meta, y trabaja para alcanzarla. Aquí el documental dice que los humanos hemos perdido el control sobre estos sistemas, aunque yo no estoy de acuerdo.



La Wikipedia da respuestas distintas sobre la misma pregunta según el usuario, e incluso Google autocompleta la búsqueda de manera diferente. Es como el mago, da igual la carta que elijas, él la va a adivinar. Facebook hace lo mismo

Estos sistemas están llevando a una mayor polarización de la sociedad, porque esta polarización mantiene a la gente conectada.

Tenemos un par de ejemplos interesantes. El jugador de baloncesto Kyrie Irving se posicionó en un momento como terraplanista, tras una investigación que había realizado él mismo en Instagram. Cuando posteriormente reconoció su error y pidió disculpas, los terraplanistas dijeron que había sido abducido.


Kyrie Irving terraplanista. DIlema de las redes
Kyrie Irving

Otro ejemplo es el Pizza Gate, donde se difundió un bulo que decía que al pedir una pizza, estabas favoreciendo el tráfico de personas.

Lo cierto es que las fake news se propagan 6 o 7 veces más rápido que las noticias verdaderas. La mentira hace ganar más dinero, mientras que la verdad es más aburrida.

Aquí menciona de soslayo el Covid, pero yo creo que les pilló un poco pronto a los creadores del documental.

En el dilema de las redes, para controlar a la población, no hay herramienta más potente que Facebook. Un ejemplo claro es lo que ocurrió en Myamar, donde a la gente se le vendía el móvil con el Facebook ya instalado. El propio Facebook reconoció haber contribuido a la violencia étnica en aquel país.

Se podría utilizar la plataforma con otros fines, pero este es el que se definió.

La inteligencia artificial por si sola no puede acabar con esto, ni el propio Google, porque no existe un proxy que detecte conspiraciones o mentiras. La tecnología no es la amenaza, sino que la tecnología ha sido diseñada para sacar lo peor de la sociedad.

¿Soluciones para el dilema de las redes?

¿Un impuesto fiscal a las empresas que capturen muchos datos, para no quedarse con todos los datos del planeta? Las leyes están hechas no para proteger a los usuarios, sino los derechos de las grandes empresas. Deberían prohibirse estos mercados, igual que están prohibidos los mercados de órganos, de esclavos… no puede ser el lucro a toda costa. Actualmente una ballena o un árbol valen más muertos que vivos. Captar tu atención por encima de todo. Es necesario mejorar los sistemas para que respeten al usuario, aunque desde mi punto de vista son objetivos contrapuestos.

Algunos consejos finales,  reduce y desactiva las notificaciones (yo tengo todas desactivadas desde más de año), antes de compartir verifica las fuentes (me parece imprescindible, para al menos estar seguros de no estar alimentando conspiraciones), “si parece diseñado para activar tus botones emocionales, lo será”, asegúrate de tener fuentes de información distintas, incluso aunque no compartan tu ideología o creencias.

Comentarios serán bienvenidos.


Deja un comentario

Datahack logo