Por Antoni Munar.

Estamos rodeados de noticias del calentamiento global, y sin embargo nos sorprenden nevadas y olas de frio que rompen récords históricos. Son más propias de una glaciación. ¿En qué quedamos entonces?

nevadas

La intuición nos hace pensar que a mas madera más fuego y al contrario, cuanta más agua menos fuego. Esta forma de razonar es consecuencia de un mecanismo de supervivencia natural que nos ha permitido sobrevivir desde la sabana originaria hasta la revolución industrial actual [1], pero con la revolución tecnológica y nuestro progresivo control de la naturaleza, nuestra capacidad de acción es más potente, y los fenómenos sobre los qué actuamos se vuelven más complejos. Correlación no implica causación (que dos cosas ocurran al mismo tiempo no significa automáticamente que una sea causa de la otra) y al contrario, anti-correlación no significa que una excluya a la otra.

¿Qué pasa entonces con las nevadas?

En primer lugar, no hay que confundir clima y situaciones meteorológicas puntuales, "el tiempo". Como distinguir los cambios en el curso de un rio, que se esté secándose, de los remolinos puntuales que pueden ocurrir. Porque, por ejemplo, ha caído un árbol o un desprendimiento y se produce una inundación en esa parte concreta al liberarse el agua embalsada. Es cierto que al final la tendencia prevalecerá, y al no haber en absoluto agua todo estará seco, pero en el camino pueden darse estos fenómenos en apariencia contradictorios.

Entonces,  ¿ qué ocurre con el calentamiento global y estas nevadas ? ¿ Pueden ser unas consecuencias del otro? Si, y en efecto es algo que los propios modelos del calentamiento global predicen [2]. El clima en la tierra es un complejo equilibrio dinámico entre calor recibido del sol durante el día y enfriamiento durante la noche, las oscilaciones de las estaciones, zonas polares y ecuatoriales, zonas terrestres y corrientes marinas, salinidad, acción de los seres vivos y últimamente la acción del ser humano, por su escala sin precedentes.

En este equilibrio, un símil útil puede ser como si estuviéramos en una cocina, con su horno y su nevera. Por siglos, la nevera y el horno en funcionamiento han estado en equilibrio. Últimamente encendemos el horno más de la cuenta, lo que ha hecho -y aquí es donde el símil no es exacto- que la puerta de la nevera se abra más de la cuenta, y el aire frio que se escapa es lo que nos está azotando en forma de "Filomenas" varias.

Esto que parece una anécdota, es justamente lo que estudios científicos detallados parecen indicar [3]. El calentamiento global está cambiando el equilibrio entre el frío polar y las latitudes medias en el planeta, dando lugar a estos fenómenos extremos. La evidencia actual apunta a que, si no hacemos nada, en el largo plazo, la nevera dejara definitivamente de funcionar. Tendremos un horno total, aunque por el camino hayamos tenido periodos ocasionales de congelación. 

¿Qué relación hay entre el big data y el calentamiento global?

El big data ha permitido a las nuevas tecnologías poder analizar de forma más precisa y rápida el impacto que tiene el calentamiento global en nuestro planeta. Un ejemplo claro es el de los incendios de Australia. Gracias a la información recopilada por los satélites, pudieron predecir el movimiento del incendio y detectar posibles focos. En un entorno climático cambiante e incierto, los riesgos se disparan y el big data está empezando a ser útil a la hora de analizar los riesgos a largo plazo.


Si tenéis alguna duda o sugerencia, no dudéis en enviarnos un mensaje.

Lourdes Hernández

Esta es la parte dos del análisis de "El dilema de las redes", documental de Netflix. Os animo a leer la parte 1 si no lo habéis hecho.

Llama la atención que solo hay dos industrias que llaman a sus clientes consumidores, las drogas ilegales y el software (Edward Tufte). Y va una pregunta, ¿cuándo chequeas tu móvil al levantarte, antes o después de hacer pis? Solo hay esas dos posibilidades. Esta situación está llevando a un cambio importante en los adolescentes y pre-adolescentes: aumento de los suicidios, cambios en el comportamiento, como por ejemplo retraso o desinterés en sacarse el carnet de conducir, o tener la primera cita con alguien .

Tenemos una competición entre un cerebro de mono y al otro lado de la pantalla millones de ordenadores, ¿quién va a ganar? Al algoritmo le pones una meta, y trabaja para alcanzarla. Aquí el documental dice que los humanos hemos perdido el control sobre estos sistemas, aunque yo no estoy de acuerdo.



La Wikipedia da respuestas distintas sobre la misma pregunta según el usuario, e incluso Google autocompleta la búsqueda de manera diferente. Es como el mago, da igual la carta que elijas, él la va a adivinar. Facebook hace lo mismo

Estos sistemas están llevando a una mayor polarización de la sociedad, porque esta polarización mantiene a la gente conectada.

Tenemos un par de ejemplos interesantes. El jugador de baloncesto Kyrie Irving se posicionó en un momento como terraplanista, tras una investigación que había realizado él mismo en Instagram. Cuando posteriormente reconoció su error y pidió disculpas, los terraplanistas dijeron que había sido abducido.


Kyrie Irving terraplanista. DIlema de las redes
Kyrie Irving

Otro ejemplo es el Pizza Gate, donde se difundió un bulo que decía que al pedir una pizza, estabas favoreciendo el tráfico de personas.

Lo cierto es que las fake news se propagan 6 o 7 veces más rápido que las noticias verdaderas. La mentira hace ganar más dinero, mientras que la verdad es más aburrida.

Aquí menciona de soslayo el Covid, pero yo creo que les pilló un poco pronto a los creadores del documental.

En el dilema de las redes, para controlar a la población, no hay herramienta más potente que Facebook. Un ejemplo claro es lo que ocurrió en Myamar, donde a la gente se le vendía el móvil con el Facebook ya instalado. El propio Facebook reconoció haber contribuido a la violencia étnica en aquel país.

Se podría utilizar la plataforma con otros fines, pero este es el que se definió.

La inteligencia artificial por si sola no puede acabar con esto, ni el propio Google, porque no existe un proxy que detecte conspiraciones o mentiras. La tecnología no es la amenaza, sino que la tecnología ha sido diseñada para sacar lo peor de la sociedad.

¿Soluciones para el dilema de las redes?

¿Un impuesto fiscal a las empresas que capturen muchos datos, para no quedarse con todos los datos del planeta? Las leyes están hechas no para proteger a los usuarios, sino los derechos de las grandes empresas. Deberían prohibirse estos mercados, igual que están prohibidos los mercados de órganos, de esclavos… no puede ser el lucro a toda costa. Actualmente una ballena o un árbol valen más muertos que vivos. Captar tu atención por encima de todo. Es necesario mejorar los sistemas para que respeten al usuario, aunque desde mi punto de vista son objetivos contrapuestos.

Algunos consejos finales,  reduce y desactiva las notificaciones (yo tengo todas desactivadas desde más de año), antes de compartir verifica las fuentes (me parece imprescindible, para al menos estar seguros de no estar alimentando conspiraciones), “si parece diseñado para activar tus botones emocionales, lo será”, asegúrate de tener fuentes de información distintas, incluso aunque no compartan tu ideología o creencias.

Comentarios serán bienvenidos.


Lourdes Hernández

EL otro día alguien me recomendó este documental de Netflix, “el dilema de las redes”, lo vi y me gustó. Si sabes algo de inglés, te recomiendo verlo en versión original, aunque sea con subtítulos. Las transcripciones se solapan, tipo sketch de Jose Mota y a mí me resulta molesto. Me gustó y me dio que pensar, así que lo volví a ver con idea de escribir este post. Esta es la parte 1 de 2.

Espero que os anime, a verlo, pero sobre todo a pensar. Que de mirones de series de Netflix estamos sobrados, pero de pensadores, no tanto.

Cuando Google empezó a crear Gmail, un equipo de diseñadores se esforzó para que fuera atractivo, pero nadie se preocupó de que la gente se hiciera cada vez más adicta al correo. Cada una de las partes, en concreto las notificaciones, fueron diseñadas para llamar más nuestra atención.
Una vez que captan nuestra atención, el mejor método que se les ocurrió para monetizar nuestra atención fue la publicidad.

Jaron Lainer

Jaron Lainer, escribió el libro “10 razones para borrar tus redes sociales de inmediato”. Empieza diciendo la consabida frase de: si no pagas por el producto, el producto eres tú. Frase muy conocida pero que tal vez no interioricemos lo suficiente o preferiremos no medir el coste, a cambio de tener los servicios de Google gratis (buscador, correo, agenda, maps, YouTube, etc…)

Desde del punto de vista de los que captan nuestra atención, su pregunta es: ¿Cuánta atención podemos captar? ¿Cuánto de tu vida nos vas a entregar? Os animo si no lo habéis hecho nunca, a mirar el tiempo de uso diario del móvil (si tenéis conectados todos los dispositivos, ordenador, Tablet, móvil, SmartTV… mejor) y sí, da miedo. A mí me da miedo. Estoy tratando de bajar de las 3 horas, y no me vale la excusa de que parte de mi tiempo de trabajo es a través del móvil.

Comenta Jairon que estamos llegando a un punto, que en EEUU están empezando a hacerse cirugías para parecerse a las fotos con los filtros que ofrece Instagram. La realidad es que estos “captadores” de atención, saben todo de nosotros. Además construyen modelos para hacer predicciones donde la mejor predicción gana, y así, mediante este aprendizaje por refuerzo, los algoritmos son cada vez más eficientes en su objetivo.

Así te muestran los videos que quieres ver, saben qué emociones se generan y qué conductas producen esas emociones. Tienen un objetivo claro: que estés el mayor tiempo posible, que vuelvas e invites a otros a venir, y así sacar el máximo provecho en publicidad. Una manipulación total de la gente.

Arthur Clarke

Arthur Clarke formuló sus famosas tres leyes relacionadas con el avance científico, la tercera de las cuales es la más famosa y frecuentemente citada dice así: “Cualquier tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia.”

Lo único que los magos, entienden qué parte de tu cerebro no controlas para hacer su magia. Igualmente la tecnología controla las cosas que pueden persuadir a la gente sin que la gente lo note, por ejemplo, refrescar una página, incorporar los nuevos contenidos al principio, el scroll infinito, es un refuerzo intermitente para nuestro cerebro que crea hábitos inconscientes, que no puedes ignóralo: “el móvil tiene algo para ti”.  


Ratas de laboratorio. El dilema de las redes

El objetivo es que cada individuo llegue a 7 personas en 10 días. De hecho hacen pequeñas pruebas en nosotros para ver si funciona, nos muestran ciertos contenidos y en función de nuestra respuesta aprenden y mejoran. Somos ratas de laboratorio, pero por desgracia, no para curar el cáncer, sino para que veamos el mayor número de anuncios.

Comentarios serán bienvenidos sobre "el dilema de las redes".


chevron-down